El LUGAR donde se ESTUDIA la ACTIVIDAD PARANORMAL

La División de Estudios de la Percepción (DOPS, por su sigla en inglés) no es una institución inventada para justificar alguna película de terror o la última saga de los X-Men. Es un laboratorio tan real como prestigioso que se encuentra en la Escuela de Medicina de la Universidad de Virginia, donde desde hace casi 50 años se estudia de manera científica la actividad paranormal.

Según se explica en su sitio web, su misión es “la investigación empírica científica de los fenómenos que sugieren que los supuestos científicos y teorías actualmente aceptados sobre la naturaleza de la mente o de la conciencia y su relación con la materia pueden ser incompletos”.

Losfenómenos paranormales que se estudian en DOPS van desde niños que dicen recordar vidas pasadas hasta experiencias de muerte cercana, pasando por apariciones. Es decir, todo lo que puede verse en guiones de películas de terror. La diferencia con el cine (y similitud con el método científico) es la forma en que estos investigadores se acercan al problema. “Sólo intentamos encontrar la verdad”, dijo a la revista The Atlantic, Jim Tucker, un psiquiatra infantil que trabaja en el laboratorio.

Tucker tiene como principal línea de investigación los casos de niños que dicen tener recuerdos que no les pertenecen, muchas veces vinculados con personas que vivieron en otro tiempo y lugar. Según The Atlantic, el doctor considera que estos descubrimientos sugieren la plausibilidad de “la supervivencia de la personalidad después de la muerte”. En otras palabras, una suerte de reencarnación parcial.

En la web de DOPS se detalla que esos niños suelen hacer comentarios como: “Tuve otra mamá/papá”, ”Cuando yo era grande… (solía tener ojos azules/un auto, etc.)”. “El mayor esfuerzo es documentar lo más cuidadosamente posible lo que el niño dice y determinar qué tan bien coincide con una persona muerta”, dijo Tucker a The Atlantic.  Y agregó: “En los casos más fuertes, esas similitudes son muy convincentes”.

Uno de estos casos fue narrado por Tucker durante unaentrevista con la radio NPR a principios de enero. Se trata de un niño de Luisiana llamado James Leininger, quien decía tener recuerdos de volar un avión de guerra durante la Segunda Guerra Mundial. Desde los 2 años, el pequeño tenía pesadillas de aviones que se estrellaban de forma violenta. Durante el día, recordaba el nombre de un portaaviones (“Natoma”) y el de un amigo (Jack Larsen). También detallaba cómo había muerto tras ser derribado por los japoneses cerca de Iwo Jima. La descripción del niño no solo coincide con los registros del único piloto de la base estadounidense de Natoma que murió cerca de Iwo Jima, sino que además el piloto del avión más cercano en ese momento se llamaba Jack Larsen.

Este y otros tenebrosos casos y líneas de investigación en DOPS tienen numerosos detractores entre la comunidad científica. No obstante, el laboratorio sigue trabajando, en busca de llevar al campo de lo empírico lo que hasta ahora es material de ficción.

Tomado de http://www.cromo.com.uy/2014/02/el-lugar-donde-se-estudia-la-actividad-paranormal

CIENTÍFICOS definen a la MUERTE como una ILUSIÓN de nuestra CONSCIENCIA

“Creemos que la vida es solo la actividad del carbono y una mezcla de moléculas; vivimos un tiempo y después nos pudrimos bajo tierra”, escribió el doctor en medicina Robert Lanza, citado por el diario británico ‘Daily Mail’.

Este profesor de la Escuela de Medicina de la Universidad Wake Forest de Carolina del Norte argumentó que los humanos creemos en la muerte porque “nos han enseñado a creer que morimos”; es decir, nuestra conciencia asocia la vida con el cuerpo, y sabemos que el cuerpo muere.

Su teoría, denominada ‘biocentrismo’ o ‘universo de la biocéntrica’, explica que la muerte no puede ser tan terminal como creemos. Según esta teoría, la biología y la vida originan la realidad y el universo, y no a la inversa.

De eso se desprende que la conciencia determina la forma y el tamaño de los objetos del universo.

Para dar un ejemplo, Lanza se centra en cómo percibimos el mundo que nos rodea. Una persona ve el cielo azul y le dicen que ese color es el ‘azul’, “pero se pueden cambiar las células de su cerebro para que vea el cielo de color verde o rojo”.

Nuestra conciencia da sentido al mundo y puede ser alterada para cambiar nuestra interpretación. Desde el punto de vista de la biocéntrica, el espacio y el tiempo no se comportan de manera tan rígida ni tan rápida como nos presenta nuestra conciencia.

Si aceptamos la teoría de que el espacio y el tiempo simplemente son ‘herramientas de nuestra mente’, entonces la muerte y la idea de la inmortalidad existen en un mundo sin límites espaciales ni lineales.

Los físicos teóricos creen que hay una cantidad infinita de universos en los que diversas variaciones de personas y situaciones existen y ocurren simultáneamente.

Lanza afirma que todo lo que puede suceder lo hace en algún momento en todos estos ‘multiversos’ (los múltiples universos posibles), lo que significa que la muerte no puede existir “en un sentido real”.

Según Lanza, que participó en los primeros experimentos de clonación, cuando morimos nuestra vida se convierte en una “flor perenne que vuelve a florecer en el multiverso”.

Para corroborar su teoría, el científico citó un experimento conocido como ‘experimento de la doble rendija’, que demuestra que la percepción humana participa en el comportamiento de la materia y la energía.

Los PAISES que MÁS CONTAMINAN el MUNDO

Esta foto, que fue tomada por la NASA el 2 de marzo del 2011, nos deja apreciar a todo detalle nuestro planeta. El deterioro de la capa de ozono, la contaminación mundial, la emisión de CO2 y el cambio climático atentan contra su belleza.

El canal verde de MSN ha publicado una galería de imágenes sobre los 10 países que más contaminan el planeta. No todos tienen las mismas causas, algunos por sus bosques talados, otros por sus ríos contaminados, otros por la extinción de cientos de especies, y por supuesto, aquellos que contaminan por su industrialización.

El nada honroso top 10 quedó de la siguiente manera:

  1. Brasil: Posición discutible con el segundo lugar, pero ocupa el primer lugar en el uso de fertilizantes y emisiones de CO2, segundo en contaminación de aguas, tercero por sobrepesca y el noveno por especies amenazadas. y una impresionante desforestación de la Amazonía.
  2. Estados Unidos: Fertilizantes, CO2, especies amenazadas, contaminación de agua. EE.UU es el primero (o segundo) en todas estas categorías.
  3. China: Tiene contaminados el 70% de sus playas.
  4. Indonesia: En menos de 50 años cerca del 40% se ha deforestado.
  5. Japón: Emisión de CO2, pesca de ballenas, polución del agua, etc.
  6. India: Segundo país que más contamina sus suelos con fertilizantes.
  7. México: Demasiada polución en el ambiente.
  8. Rusia: Es la nación con más agua contaminada del mundo
  9. Australia: Entre los diez países que más usa fertilizantes y que pierde más bosques.
  10. Perú: Comercio ilegal de animales exóticos, sobrepesca y especies en vía de extinción.

EMISIONES DE GASES CONTAMINANTES

En este sentido, el debate internacional gira en torno a las opciones que existen para países ricos y países en desarrollo frente a la reducción de gases contaminantes. Hasta ahora Estados Unidos ha ocupado el primer lugar en estas categorías, pero algunos estudios preliminares indican que China habría tomado esta posición.

ESTADOS UNIDOS

Estados Unidos, el país más rico del mundo, es también el que más emite gases que contribuyen al efecto invernadero (22% del total). Cuando se firmó el Protocolo de Kioto en 1997, Washington se comprometió a reducir sus emisiones en un 6%. Pero poco después se retiró y hoy en día sus emisiones de dióxido de carbono han aumentado en un 15%, con respecto a los niveles de 1990. Pero en marzo de 2001, el presidente George W. Bush anunció que no ratificaría el protocolo argumentando que perjudicaba a la economía de su país y que no se exigía a las naciones en vías de desarrollo que redujeran sus emisiones. Así que Bush optó por apoyar las reducciones de emisiones voluntarias -en vez de imponer metas- a través del desarrollo de tecnologías ecológicas.

CHINA

China es el segundo más grande emisor de gases con efecto invernadero, pero por ser un país en desarrollo, todavía no se le ha exigido que reduzca sus emisiones. Si se toma en cuenta que China tiene un quinto de la población mundial, cualquier aumento en la emisión de gases eclipsaría cualquier esfuerzo que hagan los países industrializados. Un chino consume entre el 10 y 15% de la energía que consume un ciudadano estadounidense, pero con una economía que crece a toda velocidad, varios analistas esperan que para mediados de este siglo estas cifras se equiparen. El gobierno de China reconoció que el cambio climático podría devastar su sociedad y ratificó el Protocolo de Kioto en 2002. Dos años más tarde, Pekín anunció que para el año 2010, utilizarían un 10% de energía proveniente de recursos renovables.

UNIÓN EUROPEA

Todos los países miembros de la Unión Europea ratificaron el Protocolo de Kioto en mayo de 2002. Como uno de los firmantes más entusiastas del Protocolo, la UE aboga por que se implanten medidas rigurosas para el cumplimiento del protocolo. Por ejemplo, quiere que se limiten los “mecanismos de flexibilidad”, que permitan a los países a cumplir con sus metas si pagan para que otros mejoren sus condiciones. No obstante, a pesar de su firme postura en Kioto, los países miembros están muy lejos de cumplir sus objetivos. Se comprometieron a reducir en más de un 8% las emisiones de gas con efecto invernadero para 2008-2012, pero para 2002, sólo habían conseguido reducir un 2,9%.

RUSIA

Rusia ratificó el protocolo en el 2004, después de dos años de debates y negociaciones. Cuando Rusia firmó el acuerdo en 1997, se comprometió a reducir las emisiones de gases. Pero debido a que su actividad industrial ha caído drásticamente desde 1990, las emisiones de gas han bajado. A mediados del 2005 se estimaba que las emisiones se habían reducido en un 35 por ciento con relación a 1990. Es por eso que Moscú se vería beneficiado al vender su cupo de emisiones “no usadas” a los países en desarrollo que necesitan emitir más gases de lo que se está permitido bajo Kioto.

INDIA

Los países en desarrollo como India no están obligados a reducir sus emisiones. Aún cuando este país sólo ha publicado sus datos en 1994, se estima que las emisiones aumentaron más de un 50% en los años 90.  Con una economía que está creciendo a un ritmo anual de 9 por ciento, India está hoy en día en la lista de los mayores emisores. Las autoridades reconocen que la mayoría de la población del pais se verá afectada por los efectos del cambio climático y ratificó el protocolo en agosto de 2002.

JAPÓN

Una de las más grandes potencias mundiales, Japón se considera uno de los principales promotores de Kioto. En 1990 era responsable del 8,5% de las emisiones de gases contaminantes. En un momento, Tokio se rehusó a ratificar el protocolo si Washington no lo hacía también. Pero en 2002 decidió ratificarlo y se comprometió a reducir las emisiones en un 6% de los niveles tomados en 1990. No obstante, datos de la ONU, dados a conocer a fines de 2006, señalan que Japón ha aumentado en un 6% las emisiones de gas que causan el efecto invernadero con respecto a 1990

Fuentes: Canal MSN Verde y BBC