Isla de DINAMARCA INVESTIGA existencia de PEQUEÑOS DUENDES

La pequeña isla danesa de Bornholm esconde un secreto. Según cuenta la leyenda, una comunidad de seres sobrenaturales puebla sus bosques, cerca de los túmulos y cementerios antiguos que circundan toda la costa. Son los mágicos y temidos underjordiske (subterráneos), una especie de duendes o troles pequeños, cuya presencia en el folklore popular se remonta hasta la Edad de Hierro. Ahora, un joven antropólogo ha decidido seguir su pista, atraído por la conexión que podría tener el paisaje y otros aspectos de la realidad con la aparición de estas enigmáticas criaturas en el milenario imaginario popular.

El ambicioso investigador, Lars Christian Kofoed Rømer, trabaja en la Biblioteca Real de Copenhagen y anteriormente ha estudiado terapias chamánicas y alternativas en Guatemala y Dinamarca. Recientemente, también se ha interesado por la descripción de los fantasmas y la relación con la muerte en el folklore danés.

Sin embargo, es su nuevo proyecto sobre los troles el que más interés está despertando en la opinión pública. No tanto por la originalidad de la temática sino, sobre todo, por la decisión tomada por un fondo público de ayuda a la investigación, que financiará el proyecto con una cifra cercana a los 400.000 dólares, según informa el periódico La Vanguardia.

La osadía ha sido criticada con fuerza por algunos sectores. Entre los más duros, sobresale Esben Lunde Larsen, del partido conservador Venstre, que considera que los fondos estatales deberían destinarse a estudios más “razonables”. “No estamos en una situación tal que nos permita destinar el dinero de los contribuyentes a proyectos que no crean puestos de trabajo ni valor añadido para nuestra sociedad”, denunció hace unos días en declaraciones recogidas por el diario Politiken.

Dinamarca es uno de los países de la OCDE que más invierte en I+D, tanto a nivel público, donde aparece en cuarta posición, como a nivel privado, donde ocupa el séptimo lugar. Una inversión que, si bien algunos desearían que fuera aún mayor, pone las cosas más fáciles a los investigadores del ramo humanístico, no siempre bien tratados en otros países por los fondos estatales.

Al menos, esto es lo que se proponen los dirigentes del Consejo Danés para la Investigación Independiente (DFF por sus siglas en danés), el organismo que ha concedido la beca a Rømer y que se defiende de las críticas alegando que áreas como la antropología, la filosofía o la historia también son merecedoras del apoyo público.

“Las investigaciones en humanidades deben financiarse en igualdad de condiciones respecto a todos los demás ámbitos de investigación”, remarca el presidente de este organismo Peter Munk Christiansen, recordando que la institución que dirige defiende “el pluralismo y una cobertura amplia” del conocimiento y “no sólo lo que es más popular hoy y ahora”.

Bajo el título de “Los (seres) subterráneos y los temperamentos de un paisaje en Bornholm”, Rømer tiene ahora vía libre para estudiar leyendas y experiencias personales contemporáneas sobre estas pequeñas criaturas. Le mueve la convicción de que estas “no son sólo parte de un extinto pasado folklórico sino que siguen siendo una parte integral del paisaje social y natural de Bornholm” según avanza en un resumen del proyecto.

Situada en medio del mar Báltico, esta isla está más cerca de Suecia, Polonia y Alemania que de la propia Dinamarca. Su privilegiada ubicación le confirió un papel importante a lo largo de la historia como centro político y militar. Fue invadida por los nazis en la Segunda Guerra Mundial y, una vez liberada, se convirtió en un enclave estratégico para la OTAN durante los años de la Guerra Fría.

En la actualidad, la isla vive un floreciente turismo. Miles de alemanes, polacos y escandinavos se refugian en ella cada año, en busca de la tranquilidad que ofrecen sus bonitas y arenosas playas y el encanto de sus bosques. A menudo, la industria turística se sirve de las numerosas leyendas sobre duendes y troles para atraer visitantes y vender productos. La web turística oficial de la isla, por ejemplo, cuenta la historia del “travieso” Krølle Bølle, el “trol nacional de Bornholm”, que vive con su familia en su guarida subterránea y sale a medianoche en busca de nuevas aventuras. Un gancho comercial que ahora también tendrá su propia explicación científica.

Tomado de lavanguardia.com

¿Disfrutaste esta entrada? Por qué no dejas un comentario abajo y continúas la conversación, o te suscribes a mi feed y obtienes artículos como este enviados a tu lector de feeds.

Comentarios

No hay comentarios todavía.

Deja un Comentario

(requerido)

(requerido)